Universidad de Pamplona, movilizándose para transformar

La ASOCIACIÓN NACIONAL DE JÓVENES Y ESTUDIANTES DE COLOMBIA -ANJECO- respalda y acompaña con justa causa el cese de actividades en curso de estudiantes, trabajadores y docentes de la universidad de Pamplona en sus sedes campus principal Pamplona, extensión Villa del Rosario, CREAD Cúcuta, Facultad de Salud Cúcuta y edificio de comunicaciones Cúcuta.

La crisis educativa en la cual han sumergido a Colombia se manifiesta de muchas formas, la quiebra de la universidad del Tolima, los problemas de financiación y democracia en la universidad pedagógica y tecnológica de Colombia, la crisis de derechos humanos en la Universidad de Antioquia, los actos de corrupción en la universidad Distrital Francisco José de Caldas son algunas de las más graves y palpables expresiones de la crisis. Entre las manifestaciones más importantes están las llevadas a cabo por la comunidad educativa de la universidad de Pamplona

Norte de Santander, tierra de paramos y cordilleras: La Universidad de Pamplona es una institución de educación superior con carácter nacional que cuenta con su sede principal en Pamplona y con sedes Seccionales en la ciudad de Cúcuta, y una gran cantidad de programas de educación semi-presencial y a distancia diseminados por todo el país. Contando con más de 21000 estudiantes.

El nombre de esta universidad, una de las más importantes de la región, ha sido enlodado por los más recientes episodios de inestabilidad e ilegitimidad administrativa entre los que cuentan la imposición de representantes estudiantiles, que toman decisiones en el Consejo Superior y Consejo Académico a su acomodo sin tener en cuenta las opiniones de la comunidad universitaria.

Los estudiantes de esta universidad han adelantado, desde el 2010, la construcción colectiva de pliegos y reivindicaciones recogidas por cada uno de sus programas, facultades y sedes secciónales a través de encuentros generales de estudiantes, lo que ha permitido elevar los niveles de cualificación y organización gremial, hasta el punto de declararse primero en asamblea permanente y a través de la misma decretar un paro indefinido por medio del cual han sentado a la administración universitaria; administración que ha tomado medidas desesperadas y autoritarias en detrimento de la comunidad.

La crisis de legitimidad y de democracia en las universidades públicas del país, tiene en la Unipamplona otro frente de batalla como la falta de participación de los estamentos universitarios en la construcción del estatuto general. Pero los ánimos se terminaron de encender cuando se informa que se somete para aprobación un préstamo de 20 mil millones de pesos, el proyecto de acuerdo del préstamo se justificaba en la necesidad de recursos para bibliografía, software, infraestructura y laboratorios, y soportaba en análisis de la oficina de planeación y presupuesto aumentando la crisis presupuestal del alma mater.

Los estudiantes para hacerle frente a esta tenebrosa situación han recurrido a diversas manifestaciones incluyendo un paro que lleva más de dos semanas. Manifestaciones que han sido duramente reprimidas por las autoridades estatales.

Lucha popular y lucha universitaria.

Estas asambleas permanentes y paros han sido, en su conjunto, el mecanismo de movilización promovido por la comunidad universitaria, mecanismo que ha logrado construir una disputa directa entre los representantes regionales de la oligarquía y los referentes directos del movimiento social – popular en el gremio, ya que, son las organizaciones estudiantiles y los estudiantes en general, los actores protagónicos en la misma.

Esto es un llamado a construir poder popular y acciones políticas de lucha que lleven al movimiento social hacia el posicionamiento desde la defensa del pensamiento crítico y la universidad pública de carácter popular. También, al fortalecimiento de lazos y acuerdos generales de acción entre los sectores universitarios locales, regionales y nacionales en función de movimiento, sólo así será posible evidenciar la crisis de la universidad pública y confrontar contundentemente el modelo educativo.

La lucha contra el modelo educativo no está, ni puede alejarse de las luchas reivindicativas y políticas del pueblo colombiano. Esta articulación entre las apuestas del movimiento estudiantil y la agenda de movimiento social en el contexto actual permitirá la proyección eficaz de una propuesta de educación hacia una proposición de país para la vida digna no sólo en lo programático sino en lo histórico y estructural.

Como la Asociación Nacional de Jóvenes y Estudiantes de Colombia -ANJECO- saludamos las justas luchas de la comunidad Unipamplona contra las esferas de la corrupción propias del aparato institucional de la oligarquía y por una educación pública, popular y al servicio del pueblo. Sabemos que será una disputa de largo aliento, pero mandatando, estudiando y luchando será posible lograr que haya ganancias en términos de educación popular y digna.

Por una Colombia Libre y Soberana… Unidad y Lucha.