Crisis de Derechos Humanos en el Chocó

RESOLUCIÓN SOBRE LA CRISIS DE DERECHOS HUMANOS EN EL CHOCÓ

Chocó, 13 de agosto del 2014
PHUBUR AVA CON EL CHOCÓ

Del día 10 al 14 de agosto una delegación internacional compuesta por representantes del GREMIO NACIONAL DE ABOGADOS DE LOS ESTADOS UNIDOS (NATIONAL LAWYERS GUILD), VIA CAMPESINA BRASIL, LA RED EUROPEA DE HERMANDAD Y SOLIDARIDAD CON COLOMBIA (REDHER) Y EL MOVIMIENTO DE PEQUEÑOS AGRICULTORES DEL BRASIL (MPA) hemos visitado diferentes comunidades del departamento del Chocó invitados por el COORDINADOR NACIONAL AGRARIO DE COLOMBIA (CNA).

Después de conocer la situación de las comunidades afro descendientes e indígenas denunciamos lo siguiente:

1. El abandono sistemático que se sigue dando por parte del gobierno de la República al departamento del Chocó en lo referente a todas las necesidades básicas. No se cubren ni servicios de salud, ni de educación, vivienda digna o saneamiento de agua y medios de transporte.

2. Desde el 2006, los habitantes de estas comunidades llevan sufriendo constantes fumigaciones que realiza el gobierno colombiano. Además queremos constatar que desde el 2012, en comunidades como Loma de Chupey, se han incrementado las mismas hasta una periodicidad mensual. Las consecuencias de estas fumigaciones de Glifosato son:

• La contaminación medioambiental (aguas, aire, vías fluviales);
• Deterioro de la salud de los habitantes (paludismo plasmadium falciparum, paludismo vivax, incluso un nuevo tipo de paludismo se ha detectado en las últimas semanas y que está en proceso de investigación, dengue, dolor de cabeza, fiebre, mareos, debilidad, vómitos, diarrea, distintas afecciones de la piel, malformaciones en los fetos entre otras);
• Pérdida del pancoger (cosecha de los productos necesarios para la alimentación básica de la comunidad: yuca, plátano, arroz, papa china, maíz, caña de azúcar, piña y borojó);
• Desplazamiento forzado debido a la falta de alimentación y la pérdida del territorio por la presencia de grupos armados y la aparición de empresas nacionales y multinacionales explotadoras de recursos naturales;
• Pérdida de la identidad cultural como la lengua y costumbres;
• Criminalización.

3. Existencia de proyectos de minería, monocultivos de palma africana y corredores geoestratégicos para facilitar la extracción de dichos productos, con el objetivo de forzar el desplazamiento de los nativos.

4. Persecución y amenazas continúas a los líderes y lideresas de estas comunidades.

5. Hostigamiento de la fuerza pública y de los paramilitares contra la población civil debido a una estigmatización previa. Comunidades indígenas como Zona Carretera “el 20,” después de la ubicación de una base militar a cinco minutos de la población, han quedado situadas en medio del conflicto por lo que han sido obligados a desplazarse.

6. Bombardeos ocasionales sobre la población civil, como en la comunidad de Rio Playa, municipio de Carmen de Atrato, Chocó, en dos ocasiones durante el 2013.

7. Crisis alimentaria por la pérdida del territorio, especialmente grave es el caso “del 20,” donde en este momento la desnutrición ha empezado a hacer mella en los niños ya que debido al desplazamiento han tenido que abandonar sus zonas de cultivo.

8. La corrupción existente en la clase política chocoana que frena la llegada de recursos a las comunidades.

9. Reconocimiento a la mujer indígena que sufre más directamente las consecuencias del conflicto y la falta de recursos.

Por todo lo citado hasta el momento, exigimos al gobierno de la nación:

1. Inversión pública para garantizar condiciones de vida digna y servicios públicos para toda la población del Chocó: provisión adecuada de servicios de salud y centros accesibles y asequibles, mejora en la educación, vivienda, alcantarillado y acueductos.

2. El cese de las continuas fumigaciones y bombardeos sobre la población civil y sus medios de subsistencia.

3. Desactivación de las minas antipersona que condicionan la vida de las comunidades ya que impiden la siembra tradicional en sus zonas de cultivo.

4. El cese de la imposición de químicos y semillas mejoradas genéticamente de la compañía Monsanto que dañan la productividad de la tierra y los cultivos tradicionales y que obligan a la población chocoana a desplazarse para poder sobrevivir.

5. Finalización de todo hostigamiento contra los líderes y lideresas de las comunidades y resto de la población así como cualquier tipo de violencia y amenazas.

6. Respeto a la autonomía de los resguardos indígenas y consejos comunitarios ante la presión de los proyectos nacionales y multinacionales de minería y a sus modos de vida ancestrales.

7. La creación de alternativas efectivas al cultivo de la hoja de coca para sustituirlo progresivamente por productos que aseguren la permanencia digna en el territorio y que constituyan parte de un plan amplio de inversión y desarrollo económico de la región, así como ayudas para el transporte y la comercialización de los mismos.

8. Una auditoria pública del uso y distribución de los fondos públicos destinados a las comunidades del Chocó y a las agencias que los reciben para el bienestar del chocoano, incluyendo recursos provenientes del extranjero.

Así mismo, en base al hermanamiento de esta caravana de solidaridad con los movimientos sociales del Chocó, reiteramos que desde la comunidad internacional haremos un seguimiento de las medidas adoptadas y denunciaremos en nuestros países cualquier vulneración de derechos humanos que se dé en este territorio.